jueves, 5 de junio de 2008

Conclusiones

CAPÍTULO 1: EL AVANCE DE LA ERA INFORMÁTICA
1.- El termino "
hacker
" es uno de los peor entendidos, aplicados y, por tanto, usados en la era informática, la poca o mala información sobre el tema y la expansión de nuevos especimenes en la nueva cibersociedad infunden confusión.
2.- En el centro de nuestra era tecnológica se hallan unas personas que se autodenominan hackers. Se definen a sí mismos como personas que se dedican a programar de manera apasionada y creen que es un deber para ellos compartir la información y elaborar software gratuito. No hay que confundirlos con los crackers, los usuarios destructivos cuyo objetivo es el de crear virus e introducirse en otros sistemas.
CAPÍTULO 2: LA NUEVA CIBERSOCIEDAD, LOS CLANES DE LA RED
1.-Los piratas informáticos " la nueva generación de " rebeldes " de la tecnología, aporta, una sabiduría y una enseñanza y difunden, otra destrucción y otra desolación. Hay que saber bien quien es cada uno de ellos y catalogarlos según sus actos de rebeldía en la mayoría de los casos.
2.- Debemos mencionar si a los que, siendo personas con grandes conocimientos, los usan en menoscabo de simples usuarios de la red, perjudicándolos en su acceso a la red, estas personas si son ciber-criminales, por hacerlo solo buscando una satisfacción propia y egoísta.
CAPÍTULO 3:
1.- La ética hacker es una nueva moral que desafía la ética protestante del trabajo, se funda en el valor de la creatividad, y consiste en combinar la pasión con la libertad. El dinero deja de ser un valor en sí mismo y el beneficio se cifra en metas como el valor social y el libre acceso, la transparencia y la franqueza.
2.- Como vemos, el movimiento hacker es amplio e importante, controvertido y polémico y, como cualquier aspecto de la vida, presenta aspectos positivos y otros criticables.
3.- NINGÚN sistema de seguridad es 100% seguro. Por eso todo usuario de computadoras debería tratar de implementar estrategias de seguridad antivirus, no sólo para proteger su propia información sino para no convertirse en un agente de dispersión de algo que puede producir daños graves e indiscriminados.